Netanyahu vs Rohaní.

Las declaraciones de ambos líderes generan tensión en todo el mundo.

Este último mes Oriente próximo no solo se ha visto marcado por quiebres internos en la Autoridad Palestina, un padre que se quemó a lo bonzo por no poder pagar la matrícula de sus hijos en el Líbano o los ataques recientes que han dejado varios muertos en Deir ez-Zor. Sino también porque no cesan los ataques verbales entre Hasán Rohaní -Presidente de Irán- y Netanyahu -Primer ministro de Israel- quienes no han hecho más que seguir desestabilizando la paz en la zona con simples dichos a la prensa.
Bajo la celebración por los 40 años de la existencia de la República Islámica de Irán -entre globos, clérigo y milicias islámicas dispuestas- el presidente Rohani aseguro que el “enemigo” no alcanzara jamás sus objetivos “diabólicos” en el país persa. Entendiendo por enemigos a Estados Unidos, los “sionistas” y diferentes Estados reaccionarios limítrofes a Teherán.
No tardó en responder Netanyahu mediante un video alertando con las siguientes palabras, “si el régimen de Irán comete el error de intentar destruir Tel Aviv y Haifa, este será el último aniversario de la revolución que celebrarán”.
Hay que añadir que estos países potencia ya han tenido algunos encuentros bélicos aprovechando la guerra que libra Siria desde el año 2011, principalmente en la región de los altos del Golán donde comparten fronteras Israel, Líbano, Jordania y Siria.
Recordemos además que Estados Unidos se retiró del Pacto Nuclear firmado con Irán y varias potencias mundiales el año 2015 y del INF (por las siglas en inglés de Intermediate-Range Nuclear Forces) que firmó Gorbachov y Reagan el año 1987, lo que -según los politólogos- son claras señales de amenaza.